Caza de conejos

Caza de conejos

Su movilidad, agilidad, velocidad y abundancia en muchas zonas convierten a la caza de conejos uno de los pilares de la caza menor. Es una alternativa que presenta un desafío físico más moderado que la caza de la perdiz, pero no menos atractivo, exigiendo mucha atención y agilidad.

Características

Son mamíferos de mediano tamaño, pelo suave y corto de color grisáceo al dorso y blanco al vientre. Durante mucho tiempo se los agrupó dentro del grupo de los roedores por su similitud con los mismos, pero al ser evidente determinadas diferencias se los incluyó en la familia de los lepóridos.

El rabo es corto mientras que sus orejas son largas. Existen siete especies distintas de conejos y se los puede encontrar en muchas partes del mundo. Es un animal muy antiguo y estudios fósiles han revelado que antes de la última glaciación abundaban en algunas zonas de Europa.

Una de las características más importantes del conejo es la de su extraordinaria fecundidad y capacidad para reproducirse. La hembra realiza entre 5 y 7 partos al año y puede llegar, excepcionalmente a 11. Se ha calculado que la descendencia de una sola pareja, que no tenga interferencias negativas para su desarrollo, puede alcanzar la increíble cifra de 1.848 individuos.

Como tener una buena caza de conejos

Tiene la capacidad de adaptarse a distintos tipos de vegetación y alimentación, lo que explica su distribución en todo el mundo. De todos modos prefiere zonas secas, con siembras de cereal cercanas con monte bajo de carrascas o atochares espesos que le brinden cobijo. En cuanto al terreno prefiere que sea fácil de excavar ya que construye su madriguera bajo tierra. La presencia de agua no les es fundamental a la hora de elegir su hábitat ya que la pueden conseguir de las plantas y hierbas que come.

Cuando están en cautiverio viven unos 8 años, mientras que en libertad entre 3 y 4 años. Se alimentan de plantas herbáceas, raíces, bulbos, frutos silvestres y cortezas de plantas leñosas.

Caza

La caza de conejos es muy variada ya que depende mucho del terreno en el que nos encontremos. No es lo mismo realizarla en terrenos de alta vegetación, o en zonas más secas o más rocosas. Es fundamental en casi todos los distintos tipos de caza el uso del perro. Independientemente del terreno la función del perro es la de “sacar” al conejo de su refugio para hacerlo visible al cazador. Las distintas formas en las que se suele cazar a este animal son: caza al salto, en ganchos, con podencos, perros de rastro, perros conejeros y con hurones. Esta última técnica, que no esta permitida en todos los cotos de caza, consiste en introducir un hurón en la madriguera del conejo y controlar todas las salidas con mucha atención para disparar cuando este salga.